martes, 28 de septiembre de 2010

...o Realidad?

¿Era ella consciente de que los espíritus traviesos podían estar escuchándola? Quizás supo que habitaban en es polen que cosquilleaba en su nariz o en el aleteo de las libélulas que de repente la envolvieron.
Sólo sé que fue ése el momento que eligió para hacer su petición: "Cuando vuelva a nacer...quiero ser un árbol".
Luego se marchó y aquel árbol apareció.

Intentaron convencerme de que siempre había estado allí, y bajo la cegadora luz del día casi lo consiguieron. Pero en el duermevela, como siempre, las piezas, las intuiciones, los fragmentos, todo encajaba y yo podía ver la verdad.

Ahora paso el tiempo con mi espalda apoyada en el rugoso y cálido tronco. Piel contra piel. Tranquilo, porque con los locos no se puede razonar. No tengo prisa, pero debo estar preparado para advertir, quizás muy sutilmente, un aleteo repentino o un cosquilleo irresistible en la nariz.
Entonces haré mi petición.

Texto: Inma Valderas

26 comentarios:

bego dijo...

yo, artisticamente hablando, me apunto a la realidad, y más a una realidad tan bella como la que tu sabes mostrar, tienes una mirada especial... pero tus fantasías no se quedan atrás. un besazo, guapetona.

Samuel dijo...

Hola tita te ha quedado muy bonito. Me gusta mucho.

Samuel

angeles alarcon dijo...

Hola Inma

La realidad,es la realidad a veces es maravillosa y a veces no hay quien pueda con ella,pero es lo que hay...¡Pero no podria vivir sin la fantasia...es lo que nos ayuda a soportar,la triste y cruda realidad...¡
¡preciosos los dos cuadros,muy reales y fantasticos al mismo tiempo...¡
Un beso.

Mermaid Lullaby dijo...

Me ha hecho sonreir tu cuento. Precisamente en ese "duermevela" he descubierto yo también cosas que se me resistían con los ojos bien abiertos...

Me gusta mucho esa alianza de texto y pintura, que parece unir opuestos: La explosión de colores junto a la sobriedad del olivo; el movimiento nervioso de las libélulas junto a la quietud y la serenidad del árbol.
Si la pintura ya es poderosa, junto a la palabra se hace invencible.

Enhorabuena!

Graciela dijo...

Tú sí que eres una caja de sorpresas!
El texto tiene algo hermético y cíclico, no termino de descifrarlo, aunque me hago una idea...
Las imágenes, bellísimas! Me gusta mucho cómo has usado una composición casi idéntica: el tronco del árbol y el cuerpo femenino se inscriben en una misma forma, las hojas y las libélulas también. Me impacta descubrir en esa curva femenina la silueta de un árbol!
El primero, por el colorido y el tamaño de las libélulas es totalemtne surrealista.
Me encanta que te atrevas a estos juegos que desafían a la imaginación.
Besos y felicitaciones!
Te escribiré pronto, quedé algo exhausta.

Joy dijo...

Ohhhh, Inmaaaa, es fantástica y realmente precioso todo el post!!!

Me ha regalado unos momentos maravillosos, tanto tus pinturas magníficas, como el bellísimo cuento!

Sabes?, siento firmemente que no es necesario optar por uno o por otro, en detrimento del que no se ha elegido... en esa mujer, ya está implícito el árbol y a la inversa!

Este fin de semana, fíjate qué maravillosa sincronía... en el taller que estuve, Bernard me dijo que yo era un árbol... y por supuesto, no sólo yo... ya sabía yo que nuestros pies están permanentemente conectados a la Madre Tierra por unas estupendas raíces energéticas, y que nuestro tronco es análogo, y que cuando nuestra coronilla y nuestros brazos se alzan para alcanzar nuestra esencia más elevada, simulan nuestra copa exuberante de hojas y líbélulas...

Así que, creo que no es necesario que también él se convierta en árbol... pues ya lo es.

Muchas gracias, querida amiga. Me has hecho disfrutar de lo lindo... y pintas y escribes genial!!!

Hotel Existencia dijo...

Decididamente ambas: fantasía y realidad. No son excluyentes, sino complementarias.
Los seres humanos no podemos vivr sin fantasía, sería como negar nuestra creatividad y vivir simplemente reproduciendo actos carentes de contenido real. Renegariamos de nuestra capacidad para reinterpretar lo que vemos, lo que sentimos...
Es evidente que tu puedes conjugar ambas cosas.
Me sumo al comentario de Graciela, en esa identificación entre tronco de olivo y mujer.
El relato muy bonito, mitológico, me recuerda la historia de Dafne y la rama de tu olivo acaba de invadir mi salón, puedo rozar sus hojas con mis manos.
Besos

Mª José Barrera Garrido dijo...

No podría elegir entre fantasia o realidad, cada momento tiene lo suyo y ambas son necesarias.
Me atrae tu visón de las dos. Me gusta como juegas con los elementos, el color y las texturas.
Veo que aplicas lo del plástico y me alegro del buen resultado que obtienes.

Un saludo: Mª José

Ada dijo...

Como siempre, dos cuadros muy buenos.

Pero yo.. me quedo con la magia de la fantasía... es precioso!!!

Me lo pido!!!

Un beso.

FERNANDO ARTAL dijo...

Te vuelvo a escribir, formalmente es una idea creativa,repetir la estructura y cambiar la textura y la contextura. Me encanta y has cambiado de procedimientos:uno opaco y otro transparente. El tema se aproxima al mito griego de Dafne y Apolo, Dafne se convirtió en olivo,porque Apolo que la seguía no debía ser su tipo.
Un abrazo,Fernando.

ॐ Palabras Andantes dijo...

Inma: esto es mágico, cómo he disfrutado con este juego de cuadros que has hecho. A mi me encantan los árboles y mira aquí encuentro uno muy especial. Felicidades por esa creatividad!!!
un beso

PILAR dijo...

Inma, consigues "enganchar" con tu precioso cuento y lo enlazas con tus obras, me ha encantado, de hecho voy a volverlo a leer y ver. Felicidades!!

ALENKA dijo...

Me gustan las dos, porque puedo transformarme en árbol, y las libélulas en helicópteros.
Ralidad fantástica.
Fantasía realística.
Precioso post!
Imágenes y texto fabulosos.
Un abrazo fuerte, fuerte!!!

ana porras dijo...

Hola Inma.
Te felicito, porque las dos obras me parecen estupendas, no sabría con cual quedarme.

Saludos

Liliana Lucki dijo...

Son obras fantásticas, la luz atrapante los colores

de brillo y atracción.Sumado al texto !!!!

Genial, una artista completa.Bravo !!!!!

Mi saludo , desde el mar, Liliana.

gelimolina dijo...

Son preciosos ambos cuadros eres una artista, una abrazo .

SKIZO dijo...

It’s always a pleasure
to see such a Wonderful Work
good creations

gelimolina dijo...

gracias por tu comentario, la artista eres tu un abrazo.

Adriana Alba dijo...

Una hermosura!

Gracias por tu visita, y cuando desees mandarme algo, para que abrace con algunas palabras tu paisaje no lo dudes.

mi mail:
tikun72@hotmail.com

Ya te enlazo en mi espacio.

abrazos y felicitaciones.

tho.gruenewald dijo...

Hola Inma,

muy gran idea de comparecerse con un árbol.
Muy parecido las lineas.
"Las curvas de esa chica" (Mecano) están en el árbol.
Solo falta su guapidez. :-))

Thomas

Pepa Sánchez dijo...

He disfrutado viendo tu obra este pequeño ratito que he tenido esta tarde, tus cuadros estan vivos, me encanta el de la fantasía...felicidades Inma.

don vito dijo...

Hola, bello blog,preciosas entradas, te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buena tarde de martes, besos.

Carmen García dijo...

¡¡¡¡¡¡¡¡eres tú!!!!!!!!!
besos

Mari Carmen dijo...

Dos cuerpos, cada uno a su manera,los dos vivos,esculturales y con fuerza, mucha,mucha fuerza,por supuesto la que tú le das,pero en estos momentos me quedo con la Fantasia de las libélulas.
BESOSSSS UN ARBOLITO.

Nuria L. Yágüez dijo...

Me encanta tu pintura, pero la del olivo es maravillosa. La textura del tronco. Parece que casi puedo tocarlo.

Jane dijo...

Lavori bellissimi e molto creativi!