jueves, 11 de noviembre de 2010

Invierno en Atapuerca

14 comentarios:

Noelia dijo...

Me gsuta el primer plano de las lindes de piedra... es una imagen muy bella de las zoans rurales ¿verdad?
Te he dejado un comentario en mi entrada, pero si puedes y tienes tiempo tienes que ver la Jane Eyre de William Hurt... seguro que no te arrepientes...¡Bun finde!

bego dijo...

has conseguido algo(en mi opinión, claro) que me parece increible de dificil de conseguir: estilo propio, que alguien vea una obra tuya y te identifique. Mi mas sincera enhorabuena y un beso gordo

Graciela dijo...

Me gustan las piedras, los verdes y el cielo. Pero lo que más me sorprende es un invierno que no presenta atisbos de tristeza.
¡¡¡Bienvenido un invierno sin melancolía!!!!
Muchos besos. Y coincido en que ya tienes tu propio estilo, marca registrada.

maria dijo...

Me gusta mucho como te han quedado las piedras,bueno me encanta todo el cuadro.Felicidades.

Julia dijo...

Hola, me gustan esas piedras, y me encanta la puerta anterior -el cuadro de la puerta-, ya es reconocible tu firma en lo que haces.
Felicidades, saludos y hasta pronto.

ALENKA dijo...

Es un invierno medieval.
Todos están ahí:
Fernando I, García Sánchez, San Iñigo, soldados, un alacrán, dos perros, un buho... Todos con miradas petreas...
Abajo, una mano señala una piedra con el dedo índice. Es la mano del mismísimo padre del Cid, Don Diego Laínez de Vivar. Sí, nos mira y señala... ¿Quién será esa piedra?
Hermoso trabajo, Inma.

Un abrazo fuerte fuerte y un besito para que no te enfades con esta Alenka juguetona.

Hotel Existencia dijo...

El invierno se adivina en el color del cielo, en esa calma fría en la que el mundo se esconde al calor del hogar y en esos campos adormecidos que no muestran el esplendor de los frutos a punto de ser cosechados.
¡¡Además las piedras, coincido con todos los comentarios, te han quedado fabulosas!!
Espero que te llegue mi abrazo cálido, para compensar el frío invierno.

Samuel dijo...

Hola Inma te ha quedado muy bonito ¿como lo has echo?


Samuel

Carmen dijo...

Hola Inma, ¡cuánte belleza has reflejado! Se siente la pureza del aire en el rostro y el sonido del viento que acentúa aún más el silencio de la meseta. Y las nubes que vienen anunciando presagios desde la profundidad del horizonte... uf!, sencillamente fascinante.

Un beso grande!

Bett dijo...

que bonitooo !!!

bego dijo...

te he dejado un premio en mi blog, por lo requetecielo que eres y lo bien que pintas, espero que te guste

Pepa Sánchez dijo...

Es cuadro precioso Inma, el primer plano es espectacular. Felicidades y besets.

Reyes Rodriguez Vicent dijo...

Gracias, Imma, por el generoso comentario que has dejado en mi blog.

Yo durante muchos años también fuí autodidacta ilusionado, rodeado de libritos de técnicas y del "paso a paso"; después se me presentó la oportunidad, laboriosa y esforzada porque ya estaba trabajando,de pasar por la Facultad pero seguí y pude al fin terminar... Ahora con la perspeciva que da esa experiencia, te diré que lo verdaderamente importante es trabajar y trabajar con constancia y siendo exigente con unos mismo.

Por otra parte contactar por internet con gente que se mueve en estos ámbitos es una posibilidad nueva llena de oportunidades...

Un abrazo. Reyes

Joy dijo...

Jo, Inma, qué preciosidad de campos... de cielos... de piedras...
Cada plano en su justa medida y con esa profundidad...

Me gusta muchísimo la textura y laboriosidad que imprimes a los elementos de la Madre Tierra.

Un beso grande!