domingo, 9 de octubre de 2011

Para Aida

Nos conocíamos desde la escuela, pero fue en el instituto dónde nos hicimos amigas. Al terminar, nuestros caminos se separaron. Ella cumplió su sueño : atravesar el "Gran Charco" e irse a vivir a América, y ahora tiene allí su vida y su familia.
Pero este internet nuestro ha conseguido que volvamos a encontrarnos, nos ha dado la oportunidad de retomar esa amistad, de asombrarnos ante lo que encontramos nuevo en nuestras vidas y por supuesto de rememorar ( y reírnos mucho) de lo que compartimos,
Uno de esos recuerdos tiene especial significado para mí. En un cumpleaños me hizo un regalo que me impresionó, me regaló un lienzo...¡un lienzo! En esos días yo llenaba hojas y hojas con mis lápices de colores, y el tener ese regalo entre mis manos me maravilló.
Pensé que jamás lo usaría, el salto de los lápices al lienzo era para mí todo un abismo. Así que allí se quedó, en un estante de mi habitación, durante años.
Con el tiempo vi que el secreto no era saltar sino caminar, paso a paso, salvando el abismo, y aunque he usado otros lienzos, nunca me decidí a utilizar mi regalo. Hasta ahora.

Te lo mando, atravesando "el Charco", lleno de las aceitunas de nuestra tierra. Ahora entiendo que lo he reservado durante casi 30 años, para poder devolverte el maravilloso regalo que me hiciste...y sabías que usaría.

12 comentarios:

Graciela dijo...

Qué bella historia de amistad encierra esta pintura!
Y qué intuición la de la tu amiga!
Ese lienzo tuvo que esperar todo este tiempo...pero bien valió la pena! Es una obra muy bien lograda!!! Felicitaciones!!!!

Mermaid Lullaby dijo...

No se me ocurre mejor regalo para tu amiga, Inma. Preciosa historia; como un cuento, pero muy real. Tanto que se puede mirar, oler y tocar. Enhorabuena por la amistad, que ha resistido el tiempo y la distancia (como debe ser una amistad de verdad) y por la obra.
Besos.

bego dijo...

una historia estupenda y un regalo a la altura porque tienen mucha vida esas aceitunas, seguro que a tu amiga le encantan! un beso grande

La Mari dijo...

Una historia digna de tí. Amistad, cariño, ternura, etc... Por eso en tus obras se refleja.El pincel esta dirigido por todo ello. No cambies

Un beso

Reyes R. Vicent dijo...

¡Bonita historia y hermoso cuadro! La creatividad no sólo está en la Pintura sino también en la vida.
Saludos Inma y enhorabuena.

Ilusion-Arte dijo...

Hola Inma

Esas historias,cuando ha pasado tanto tiempo te parecen increibles...¡
Como increible me ha parecido a mi ver esta pintura...algo tan sencillo como una rama de aceitunas...haces,que sea un espectaculo para la vista...IMPRESIONANTE,Inma¡¡¡
juegas con la luz y los colores,de manera magistral¡¡¡

Tu amiga,debe estar impresionada de lo que has plasmado en el lienzo¡¡¡

Mil besos.

Sara Sánchez dijo...

Que bonito Inma, después de tantos años volver a reencontrarse. Una historia muy bonita.
El cuadro me encanta, ¡esas aceitunas son apetecibles!
Un besazo

Liliana Lucki dijo...

Los reencuentros no son casuales.

Los regalos tampoco.

Gracias por compartir la historia.

La obra es de gran belleza, casi puedo olerla.

Abrazo, Lili

Hotel Existencia dijo...

Creo que es el mejor regalo que podías hacer a una persona, que sin duda, intuyó lo que serías capaz de hacer con un lienzo y unos pinceles.
Seguro que con el lienzo le llegará el sabor de las aceitunas, el sabor del aceite de oliva y los paisajes que compartistéis.
¡Qué bonita historia!, sobre todo porque es real.

Sergio dijo...

No sabíamos que existiese una pintora tan buena en Castellón. Lo más gracioso es que te hemos encontrado a través del blog, por el enlace del libro "It".

Si alguna vez expones nos gustaría que nos avisases.

Un saludo.

Sergio e Idoya

Pitu dijo...

maravillosa historia (para releer también)

Carmen dijo...

Hermosa historia. Y qué estupendo uso has dado al lienzo que estuvo esperando hasta ahora. El fruto del árbol de Minerva ha madurado para entregarse en su momento a la persona adecuada.

Gracias por compartir esta pintura que es mucho más que eso.

Un beso