jueves, 15 de marzo de 2012

Paidera

Ésta es una de esas puertas que me encanta pintar, no sólo por su gran belleza, sino porque me llegó gracias a una amiga. Forma parte de mi grupo de "puertas amigas".
La foto la tomó una sirena que , lógicamente, ama sobre todo el mar y sus paisajes, pero que a mi parecer tiene el "corazón partío", porque también ama enormemente el paisaje al que pertenece esta paidera o "paridera", y no pueden ser más diferentes.
No tenéis más que leer y disfrutar con el poema que me ha mandado. Lo escribió inspirada en esta tierra que la rodeaba.

¡¡GRACIAS ANA!! ¡Qué suerte tengo de estar rodeada de artistas!



Montañas,
sólo montañas
que no recuerdan el mar.
Piedras que se secan
hasta más allá del horizonte.
Y el monte desnudo,
que persiste.

La vida se esconde tras las ruinas abiertas,
y un animalillo ve la luz
tras las rocas desdentadas.

Tirita el cierzo silbante,
Ruedan zarzas secas,
peinadas blancas de lana,
en el horizonte áspero,
dormido, olvidado,
que grita sed desde sus entrañas.

Y brota, inesperado,
iluminando siempre,
el dorado milagro,
el trigo.

Y sangran las amapolas
marcando el camino,
y ríen los pájaros cantando
que sí, que hay vida latiendo
en el monte querido, humilde,
y desnudo.

Poema de Ana Mª Domínguez Sanz

9 comentarios:

Mermaid Lullaby dijo...

Gracias Inma. De verdad, no sabes la ilusión que me hace.
Para acompañar esta maravilla de puerta, el poema que escribí sentada en esa misma era.
Un abrazo fuerte.

...................

Montañas,
sólo montañas
que no recuerdan el mar.
Piedras que se secan
hasta más allá del horizonte.
Y el monte desnudo,
que persiste.

La vida se esconde tras las ruinas abiertas,
y un animalillo ve la luz
tras las rocas desdentadas.

Tirita el cierzo silbante,
Ruedan zarzas secas,
peinadas blancas de lana,
en el horizonte áspero,
dormido, olvidado,
que grita sed desde sus entrañas.

Y brota, inesperado,
iluminando siempre,
el dorado milagro,
el trigo.

Y sangran las amapolas
marcando el camino,
y ríen los pájaros cantando
que sí, que hay vida latiendo
en el monte querido, humilde,
y desnudo.

Mermaid Lullaby dijo...

¡Y además Fields of Gold! La canción que siempre voy cantando cuando paseo por mis propios campos dorados.... Sólo conocía la versión de Sting! Gracias otra vez.

Carmen dijo...

Hola Inma!!
Después de un largo tiempo sin visitar los blogs de mis amigos, (ni siquiera el mío), me he dado un buen paseo recorriendo tus pinturas y he disfrutado muchísimo. Desde esa ventana de azules profundos y hierro viejo, hasta esta maravillosa y poética puerta, pasando por el olivo, fotos, tu exposición... Y aunque tarde, quiero felicitarte por ella y por tu arte. ¡Eres genial, amiga!

Un beso grande!

bego dijo...

estoy enamorada de tus puertas y lo sabes. Otra maravilla a sumar a tu colección. un beso muy fuerte

Samuel dijo...

Muuuuuuuuyyyyyyyyyyyyy bien la hemos leido y nos gusta muchísimo.Bueno tita dile a Ana que esta muy bien.Adios tita y Ana.

Hotel Existencia dijo...

Una conjunción perfecta.
Felicidades a ambas.

elena nuez dijo...

un trabajo excelente!!!

angeles alarcon dijo...

Hola Inma

Las personas que amamos el mar,tambien amamos aquello que te aleja de el...¡

Como siempre,esa puerta casi derruida por el tiemopo,al igual que las piedras que la soportan,me parece que sigue teniendo vida,gracias a la fuerza de tu pintura...¡
El poema,un complemento perfecto...muy bonito...muy especial¡¡¡

Mil besos.

Jane dijo...

Inma , questo è un lavoro favoloso!! Stupendamente dipinti vari materiali , bravissima !!